Bastante Asustado – Tribunal Supremo. 15 octubre 2013

La verdad es que hoy 15 de octubre 2013 estoy Muy Asustado.

Hace justo siete años,  octubre 2006 informé a la Autoridades Sanitarias Españolas de las irregularidades que había observado en mi práctica médica y que afectaban de forma muy grave el Sistema de Vigilancia de los implantes mamarios.

Informé siguiendo principios deontológicos y con el  objetivo principal  que dichas Autoridades Sanitarias aplicaran MEDIDAS CORRECTORAS, con la finalidad   que existiera una mayor transparencia, investigación, información , comunicación ,control que garantizase la seguridad de los implantes mamarios.

Como lamentablemente habéis padecido, no se aplicó por parte de las Autoridades Sanitarias ninguna medida correctora.

A partir del día que tuve la ocurrencia de informar a las Autoridades Sanitarias  – creyendo que vivía en un país moderno -  mi  vida se convirtió en un alucinante calvario, que concluyó para mi sonrojo y vergüenza ajena,  con la sentencia del TSJV – marzo 2012 –  a una año de pena de prisión acusado de haber REVELADO SECRETOS.

¿QUE SECRETOS  REVELÉ?:

1/ No notificaban a la Conselleria de Sanitat de Valencia las incidencias que se producían con las prótesis de mama que se implantaban.

2/  No coincidían las marcas de prótesis que se facturaban a las pacientes con las prótesis de mama que se implantaban.

3/ Cobraban de más a las pacientes, pues les facturaban una marca de prótesis más cara que el precio que tenía la realmente implantada.

4/ Inexistencia de historias clínicas de las pacientes que presentaban complicaciones.

 

Como  consideraba absolutamente injusta, y sobre todo demencial dicha sentencia RECURRÍ AL TRIBUNAL SUPREMO.

Hoy martes 15 de octubre de 2013 , los Jueces del Tribunal Supremo revisarán mi esa sentencia.

El Fiscal del Tribunal Supremo ya ha afirmado por escrito que considera que yo no cometí ningún delito, ya que ante las irregularidades que yo había observado, y con un informe de la Generalitat Valenciana que acreditaba la existencia de indicios de un presunto delito de estafa, YO ESTABA OBLIGADO A ACTUAR COMO LO HICE, y concluye en su alegato diciendo :

“ El único objetivo que perseguía el Dr. Jaume Serra era el de probar ante las Autoridades Sanitarias los hechos que denunciaba para que se tomasen medidas correctoras “.

Cómo lamentablemente habéis podido comprobar las afectadas PIP,  las Autoridades Sanitarias jamás pusieron en marcha medidas correctoras destinadas a implementar mejoras en el Sistema de Notificaciones de incidentes y mejorar así el Sistema de Vigilancia.

En octubre 2006 se informó que si los profesionales sanitarios no notificaban a los puntos de vigilancia, el Sistema de Vigilancia era inoperativo, y sería incapaz de detectar ninguna anomalía en la calidad de las prótesis.

En diciembre 2009, enero 2010 y 1 de marzo de 2010 se volvió a informar de lo mismo, con el agravante que se  comunicó a Sanidad, ( 28 días antes que le los franceses dieran la voz de alerta), que las prótesis PIP se rompían de forma brutal, pidiendo se informara a la UE , al tiempo que convocaran una reunión urgente para tratar el tema, ya sabéis lo que pasó.

Sanidad volvió a hacer caso omiso a mis advertencias.

A fecha de hoy no hay ningún responsable de esos desatinos.

La Comisión Europea hablaba hace unos días  de la necesidad de reestablecer la confianza de las mujeres, tras sucesos como el “ ESCANDALO PIP “, usando la palabra escándalo.

Lo escandaloso, delirante y que sólo puede producirse en este bello país que es ESPAÑA, es que la primera persona que advirtió de las deficiencias del sistema, y de los peligros que esos déficits podían ocasionar, la persona que avisó de una situación ciertamente escandalosa, sea el único que ha sido encausado judicialmente precisamente  por revelar la verdad.

En fin.

Estoy un poco asustado.

Asustado, más que nada por lo que te puede ocurrir en España cuando dices la Verdad.

 

Dr. Jaume Serra

Otras entradas en: Legal


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *